A.VivesPhotos©
A.VivesPhotos©

Hoy el día es gris, el cielo abre sus fauces

-negro-

como boca de muerto

 el frio cala los huesos y las nubes despachan como surtidor, que el viento arquea.

Miedo, no podía ser otro día sino este -gris-

los pensamientos como papel en blanco

dispuestos a lo que sea

sin saber a donde ir, sin saber como terminar

mano temblorosa, el dolor no va a remitir nunca -lo sabes-.

Miedo, imagen invertida, distorsionada, cambiante,como caleidoscopio,

tratando de mentar a Dios, aunque en estos casos no sea oportuno,

espero un milagro, falta el tiempo,

ese que destruye las cosas, los nombres, los sabores, lo

vivido, ese que se desmorona en mi frente ciega.

Miedo a tu miedo, mi malestar es mi condena por este instante,

huella disfrazada de sonrisa, ese es mi porvenir inmediato,

en tu húmeda tiniebla vida y muerte,

quietud y movimiento, son lo mismo.

 Miedo, ahora es la voz -la de piedra- la que dice:

ahoga ese grito mudo que quiere brotar, ahoga ese miedo,

pronto, no habrá sensaciones, no habrá dolor, no habrá alegría

no habrá… nada.

                                                                                        Adriana Rodríguez Vives. La Habana, 1989

Anuncios