tregua

 A.VivesPhotos©

Hoy has vuelto a mirarme
con esos ojos tuyos tan profundos
Hoy has vuelto a tocarme la mejilla,
por tu mano suave me he estremecido
como al principio.

Hoy la noche es una tregua de pasos fronterizos,
germina sutilmente, quiere ser estrella,
porque la ausencia de tu cobardía ha matado a la muerte,
me lleva a la vida por este instante

Y puede ser tan grande mi frío en esas noches
que con una chispa calienta hasta los huesos,
abre mis ojos cuando el ave oscura de tu sombra es más densa,
aclara la tiniebla, da luz,
resucita en mí lo que no ha sido

Se vivir con poco, lo confieso,
Amar puede ser una cólera secreta,
el dolor, inesperado, aún más frío…

Pero están esas noches de tregua perpetua
donde no eres estatua que despierta inmóvil,
fría, en la alcoba de un mundo donde todo ha muerto,
que no te vuelves gris en cada huella,
donde tus nombres del pasado se borran en la arena

Están esas noches de tregua perpetua
donde solo quedo yo.

  Adriana Rodríguez Vives. La Habana, 1989

Anuncios